Archivo de la categoría: Carroceros & Diseñadores

Italdesign MacHImoto, 1986 Roadster de 2 puertas obra de Giorgietto Giugiaro para Italdesign

Aunque suene a japonés, el Italdesign Machimoto presentado en el Salón del Automóvil de Turín de 1986, es del todo europeo. En realidad se pronuncia maquimoto. Y su nombre surge de juntar las palabras italianas MACHIna y MOTOciclo. Y podéis ver en las fotos que en este coche parecen hacer falta cascos y monos de moto. Según la propia marca, en su web, “Ni es un coche, ni es una moto. Es la perfecta síntesis entre ellos. O lo aceptas como una inteligente provocación o solo analizas sus defectos considerándolo una utopía de museo”. Y es que el shock producido en Turín, por este Ovni, entre asistentes al salón y prensa derivó directamente entre los que felicitaban la arriesgada innovación y los que, hablando en plata, cuestionaban su estupidez.

Italdesign Machimoto, Foto: Italdesign
Italdesign Machimoto, Foto: Italdesign

El polémico prototipo se fabricó sobre la plataforma y con el motor de un Volkswagen Golf GTi 16v. Corrian unos años en los que el bajo coste del petróleo, propiciaba un nicho de mercado para coches de ocio y tiempo libre. Ideado para un publico joven y social, dos hileras paralelas de asientos tipo motocicleta, para sentarse a horcajadas tres personas en cada hilera, pero además puede alojar hasta a nueve personas si se usa la banqueta trasera. En lugar de puertas los ocupantes van protegidos a ambos lados del vehículo con dos travesaños longitudinales de seguridad ante impacto lateral, que giran 90 grados hacia arriba para entrar en el coche y sirven de reposabrazos. Además, cada pasajero tiene un apoyabrazos retráctil y un cinturón de seguridad con dos puntos de anclaje. El habitáculo es protegido por una estructura antivuelco algo sobredimensionada que por las fotos no parece proteger en demasia la cabeza de los ocupantes, en particular conductor y copiloto.

Italdesign Machimoto, Foto: Italdesign
Italdesign Machimoto, Foto: Italdesign

La conducción era algo bastante esotérico también, una combinación de coche y moto, dentro del volante, entre dos radios paralelos en cada lado del volante, hay unos cuernos móviles que giran para ponerse en posición abierta, (moto), vertical (no sabemos para que, pero se asemeja un timón o algo por el estilo),  y en reposo, encartadas entre los radios.

El motor Volkswagen se ubicó en la parte delantera y el chasis se alargó ligeramente sin modificar el ancho de vías. Era un prototipo totalmente conducible.

Italdesign, en su reseña sobre este concept car, nos apunta que Carlo Vanzina director de cine italiano, decide que este prototipo en su comedia de ciencia ficción A spasso nel tempo de 1996 junto con el Pontiac Aztec y el Nazca C2.

Italdesign Machimoto, Foto: Italdesign
Italdesign Machimoto, Foto: Italdesign
Italdesign Machimoto, Foto: Italdesign
Italdesign Machimoto, Foto: Italdesign

Ficha Técnica

MOTOR:
Tipo: Cuatro cilindros en línea originario del Volkswagen Golf GTi 16v
Diámetro x carrera: 81 × 86,4 mm
Cilindrada: 1.781 cm³
Compresión: 10 a 1
Distribución: Doble árbol de levas en cabeza, cuatro válvulas por cilindro
Alimentación: Inyección Bosch K-Jetronic
Potencia: 139 CV a 6.100 rpm
Par máximo: 168 Nm (17,1 mkg) a 4.600 rpm
TRANSMISIÓN:
Tracción: Delantera
CARROCERÍA:
Diseñador: Italdesign (Giorgetto Giugiaro)
Diseño: Roadster de 2 puertas
Plazas: 9
Batalla: 2.475mm
Largo x ancho x alto: 3.985 / 1.680 / 1.630 mm
Vías del/tras: 1.425 / 1.422 mm
FABRICACIÓN:
Presentado en: Salón del Automóvil de Turín de 1986
Construcción: 1986
Ejemplares: 1

Abarth 1600 Coupé, 1969 Coupé de 2 puertas obra de Italdesign Giugiaro

El Abarth 1600 Coupé, fue uno de los primeros trabajos de la recién creada marca de Giorgetto Giugiaro, Italdesign, fué este deportivo diseñado para Abarth y presentado en 1969, poco antes de que esta fuese absorbida por FIAT. Como curiosidad cabe destacar que es uno de los solo tres prototipos que Italdesign presentó en un color distinto al gris metalizado hasta el año 2000, junto con un Maserati en 1974 y un Taxi para Nueva York. Giugiaro entendía que era el color que mejor resaltaba las líneas de sus diseños.

Este prototipo estaba orientado para ser producido serie limitada, y fue tan limitada que se quedó en un único prototipo, al cual pudimos fotografiar en el Salón RetroAuto de Santiago de Compostela en 2011. Se le anunciaban 240 km/h de velocidad punta, gracias a un motor de origen FIAT de cuatro cilindros y aspiración natural, montado en  la parte trasera, retocado por Abarth, que ofrecía 145 CV y un par de 167 Nm, transmitidos a las ruedas posteriores mediante un cambio manual de 6 velocidades. El frenado estaba a cargo de dos pares de frenos de disco.

Abarth 1600 Coupé, RetroAuto 2011; Foto: Manu Ávila
Abarth 1600 Coupé, RetroAuto 2011; Foto: Manu Ávila
Abarth 1600 Coupé, 1969. Foto: Italdesign
Abarth 1600 Coupé, 1969. Foto: Italdesign

 Ficha Técnica

Motor:
Tipo: Cuatro cilindros en línea de origen FIAT modificado por Abarth
Posición: Trasera longitudinal
Diámetro x carrera: 86,00 × 68,50 mm
Cilindrada: 1.592 cm³
Compresión: 9,8 a 1
Distribución: Doble árbol de levas en cabeza con dos válvulas por cilindro
Alimentación: Dos carburadores Weber
Potencia: 147 CV a 7.200 rpm
Par máximo: 167 Nm a 7.400 rpm
Transmisión:
Tracción: Trasera
Cambio: Manual de 6 velocidades
Carrocería:
Diseñador: Italdesign (Giorgetto Giugiaro)
Diseño: Coupé de 2 puertas
Plazas: 2
Batalla: 2.045 mm
Largo x ancho x alto: 3.800  / 1.565 / 1.100 mm
Vías del/tras: 1.300 / 1.270 mm
Depósito de combustible: 85 litros
Peso: 674 kg
Prestaciones:
Velocidad máxima: 240 km/h
0-100 km/h: 5,6 segundos
Fabricación:
Presentado en: 1969
Construcción: 1969
Ejemplares: 1

 

Ghia Streamline X “Gilda”, 1955 Concept Car presentado en el Salón del Automóvil de Turín de 1955

El parón creativo al que dio lugar la Segunda Guerra mundial al destinar las factorías más importantes de Europa a la fabricación de material militar, no hizo sino albergar una situación de almacenamiento de ideas en la cabeza de los diseñadores e ingenieros, que hizo explosión a partir de 1948, cuando fueron libres para volver a plasmar sus ideas en el metal.

Uno de los pioneros de la aerodinámica en este boom fue Giovanni Savonuzzi, que, procedente de la industria aeronáutica, trabajó para Cisitalia con los modelos CMM, marca que abandonó para trabajar por su cuenta, compaginándolo con un puesto de profesor en la Escuela Politécnica de Turín. Además asesoró, en esta época, a una de las carroceras más importantes de Italia, Ghia, cuyo escudo a día de hoy sólo vemos en las insignias de los Ford de gama alta.

Esta situación cambió, cuando en un momento en el que el director comercial de Ghia, Luigi Segre había establecido una estrecha colaboración con la americana Chrysler, trabajando según diseños del diseñador de la casa Virgil Exner. Para los primeros proyectos de la coalición Mario Boano e hijo fueron los responsables técnicos, sin embargo, tras una disputa relativa a un modelo para Conrero, los Boano abandonaron la casa, y fue Savonuzzi el que, en la misma noche, se hizo con las riendas de la dirección técnica y de diseño de Ghia.

Según el hijo de Exner , en 1954, Segre tuvo un reunión con su padre en Estados Unidos, en la que quedó prendado de un modelo a escala que reunía los preceptos del diseñador, lo fotografió y ya en Italia sirvió de inspiración para un nuevo encargo para Ghia.

Giovanni Savonuzzi
Ghia Gilda, 1955
Ghia Gilda, 1955

Savonuzzi, definido por Dante Giacosa como creativo, diligente, inteligente y un trabajador incansable comenzó  a trabajar en un coche que debía ser aerodinámico, moderno y cómodo dentro de unas medidas prefijadas por Chrysler en 3,27 m de batalla, 2 de ancho y 1,37 de alto.

El concepto se fue estilizando, influido por la”Rocket Age” americana, con esas grandes aletas traseras que comienzan en el morro, cúpulas de plástico y grandes apéndices que se acercaban más al diseño de un caza que al de un coche. Pero para el italiano, trabajar con el aire implicaba usarlo de la forma más eficiente, no parecerse a un avión. Cada elemento aerodinámico debía cumplir su función, en lugar de simplemente buscar dramatismo en el diseño, y para ello se valió de los túneles de viento del Politécnico de Turín, donde trabajó con modelos a escala, dado que no era posible a tamaño real en el momento. En ese coche plasmó su buen ojo para la proporción, la forma y la delicadeza en la superficie dándole a su diseño una sensitividad que no hizo sino acabar inspirando modelos posteriores como el Chrysler Supergilda, el Dart o el 400 Superdart, e incluso el exclusivo Ferrari 410 Superamerica Coupé de 1955 hecho por encargo para el ídolo de Indianapolis Robert Wilke.

Según la hija de Savonuzzi, por la sensual línea resultante, y por su natural sentido del humor, lo bautizó como Gilda, en honor al famoso personaje al que daba vida Rita Hayworth en la gran pantalla.. ese que recibía la famosa bofetada de Glenn Ford. Pero su nombre técnicamente fué Ghia Streamline X.

La cabina estaba inusualmente adelantada, y era pequeña, en proporción con el tamaño del coche, a fin de dejar atrás suficiente espacio para un motor especial. Estéticamente el diseñador realizó un imponente trabajo en naranja y plata, que realzaba la línea del coche.

El proyecto era ambicioso en todos los sentidos, y hablando de una época de aviación, cohetes y velocidad, el italiano, planteó dotar al diseño de una pequeña turbina de gas, que podría funcionar con gasolina, queroseno o gasoil, y que según rezaba la presentación de Ghia en el Salón del Automóvil de Turín de 1955, donde fue presentado acaparando todas las atenciones, podría llevar el coche a unos nada modestos en el momento 225 km/h.

Ghia Gilda, 1955
Ghia Gilda, 1955
Ghia Gilda, 1955
Ghia Gilda, 1955
Ghia Gilda, 1955
Ghia Gilda, 1955

Sin embargo, nunca se le instaló la turbina, de hecho ni llegó a montar una suspensión trasera, hecho para nada relevante, dado que no era la intención llevarlo a la producción en serie, si no plantear un nuevo concepto. Y de hecho el propio trabajo con este concepto catapultó a Savonuzzi a la división de turbinas de Chrysler.

Tras debutar en Turín, se paseó por los principales salones europeos hasta que aterrizó en 1956 en Estados Unidos, donde se quedó en el Henry Ford Museo de Dearborn, donde estuvo expuesto hasta 1969, que pasó a manos de la colección Harrah de Reno y luego, en 1985 pasó al museo Blackhawk que lo saco a la venta en 2005 en las Vegas por 125.000 dolares. Su nuevo dueño lo restauro fielmente en California, incorporando por fin una turbina de gas acorde a la época, que ofrece unos 70 CV a 54.000 rpm. Este lo presento en 2008 en Pebble Beach, la Dreamweaver Exhibition en Turín y en el concurso de elegancia de Villa d’Este, luego lo intentó subastar por más de un millón de dólares sin frutos.

Ghia Gilda, 1955
Ghia Gilda, 1955
Ghia Gilda, 1955
Ghia Gilda, 1955