La amortiguación de un coche es el sistema encargado de absorber las vibraciones y los golpes que pueden transmitirse de las ruedas al resto del vehículo. El sistema de amortiguación no tiene sólo una función de mejorar la comodidad de los usuarios de dicho vehículo, sino que también tiene un papel muy importante en la seguridad del coche. Un sistema de amortiguación en mal estado puede hacer que se reduzca el contacto con el asfalto o puede provocar que el coche necesite mayor distancia para frenar.

Unos elementos clave en el sistema de amortiguación de algunos coches, especialmente los más antiguos, son los muelles de suspensión. Estos componentes absorben y equilibran los desniveles que el coche se encuentra en las carreteras en mal estado y desniveladas. Estos muelles están diseñados para tener una larga vida útil y, si se realiza un mantenimiento adecuado, es posible alargarla mucho más. En el momento en que estos muelles se dañan y no están en buenas condiciones, no es recomendable intentar reparar la pieza sino que es necesario realizar una sustitución completa de la pieza. Además en el caso de que uno de los muelles falle, lo más recomendable es realizar la sustitución por pares, junto con el muelle del mismo eje.

La sustitución de los muelles de suspensión es un proceso complejo que debe ser llevado a cabo por especialistas y gente con los conocimientos adecuados. A continuación se describe el proceso que se debe llevar a cabo.

Preparación

1. Elegir los muelles adecuados para el modelo de coche. Existe una amplia variedad de muelles diferentes, lo primero que hay que hacer es comprobar que éstos son compatibles con nuestro vehículo y están diseñados para el uso que le queremos dar al automóvil.

2. Aflojar las tuercas utilizando una llave de cruceta o una percutora. El aflojar las tuercas antes de elevar el coche facilita su extracción posterior cuando el coche está elevado.

3. Elevar el coche. Una vez las tuercas ya se encuentran aflojadas, se puede elevar el coche para acabar de extraer las ruedas. Esto puede realizarse utilizando un elevador hidráulico o usando un gato y caballetes para gato.

4. Retirar la rueda.

Extracción de los muelles

1. Colocar el gato bajo el brazo de suspensión inferior. Es necesario soportar esta pieza durante el proceso para que no se caiga.

2. Desconectar la barra estabilizadora. Para ello hay que extraer los pernos que la unen al brazo de suspensión inferior.

3. Retirar el amortiguador. En muchas ocasiones los amortiguadores se encuentran en el interior del muelle y deben ser retirados para poder extraer dicho muelle. Para ello se deben retirar las monturas superior e inferior que lo unen al trapecio de suspensión y extraer el amortiguador a través del trapecio inferior.

4. A continuación es necesario utilizar un compresor de muelles. Éste debe engancharse en el muelle, ajustando el perno de dicho compresor y dejar que vaya comprimiendo el muelle. Los muelles comprimidos tienen mucha fuerza contenida que puede ser muy peligrosa en caso de que el muelle se libere de golpe, es por eso que hay que utilizar el compresor con mucho cuidado.

5. Una vez los muelles están comprimidos, hay que comprobar si los trapecios superiores e inferiores disponen de pernos de conexión y retirarlo en caso afirmativo.

6. Separar la rótula del trapecio inferior.

7. Extraer el muelle. Una vez todo los componentes están aflojados, es el momento de aflojar el perno del compresor lentamente y con cuidado. Así el muelle recuperará su tamaño normal y podrá ser retirado por la parte inferior sin problemas.

8. Es necesario extraer todos los accesorios (por ejemplo aislantes) que se encuentran unidos al muelle.

Instalación de los nuevos muelles

1. Comprimir el muelle nuevo. De nuevo, es necesario utilizar el compresor de la misma manera que antes para poder comprimir el muelle nuevo que se va a instalar.

2. Instalar los accesorios del muelle. Es necesario volver a instalar todos los accesorios que habíamos retirado junto con el muelle antiguo.

3. Instalar el muelle nuevo. Este es el momento de colocar el muelle nuevo en el mismo lugar que el anterior. Para ello simplemente debe fijarse de la misma forma que estaba fijado el anterior.

4. Elevar el brazo de suspensión inferior utilizando el gato. Hay que devolver el brazo de suspensión a su posición original para poder alinear correctamente todos los componentes.

5. Volver a conectar las rótulas de suspensión.

6. Quitar el compresor del muelle. Hay que desenroscar el perno lentamente y con mucho cuidado para que el muelle adopte su tamaño.

7. Volver a instalar el amortiguador reconectando las piezas que habíamos desconectado antes.

8. Volver a instalar la barra estabilizadora.

  • Finalmente, ya se puede volver a instalar la rueda y comprobar con precaución el funcionamiento del sistema de suspensión.

Información de muelles de suspensión extraída de repuestoscoches24.es
 Información de sustitución de muelles de suspensión extraída de wikihow.com